Separador-Azul-Blanco

Infantiles

Nuestros objetivos

El rugby infantil cumple una función formativa tanto en lo deportivo como en el desarrollo del carácter de quienes lo practican. Creemos que es también un espacio ideal para que los chicos desarrollen su creatividad y su imaginación: su aprendizaje rugbístico estará dirigido a esos fines.

En este camino, además, harán amistades fuertes y duraderas.

Intentaremos que vivan la práctica del rugby como una construcción colectiva que se enriquece con el aporte de cada uno. Todo chico tiene el potencial de ser un gran rugbier. Nadie queda fuera de esta propuesta: no hay demasiado flacos ni demasiado gordos, ni lentos ni torpes. Los que juegan muy bien pueden ser todavía mejores y los que son muy nuevos o todavía no le agarraron la mano, son afortunados de tener todo por aprender.

Pretendemos que sientan orgullo de pertenecer a una comunidad que los recibe y los integra, esperamos que disfruten del juego y que el juego sea la expresión de su potencial, que sean humildes y respetuosos del compañero y del rival, que es un amigo más. Queremos que vivan plenamente la amistad, el orgullo, la humildad y el respeto. El desafío es proponerles ese camino, sin disciplinarlos, porque creemos que el rugby debe ser un espacio de libertad.

Sabemos también que la práctica del deporte contribuirá a su desarrollo físico. Todos nuestros entrenadores están además capacitados para hacerlos jugar un rugby seguro (es obligatorio para nuestros colaboradores el curso smart rugby de URBA) y contamos en nuestra estructura con una Unidad Técnica de profesionales de la educación física, que apunta no sólo al rugby sino al desarrollo físico integral de los chicos.

Intentamos combinar instancias formativas con otras plenamente lúdicas: en base a esta idea armamos el cronograma anual de entrenamientos y partidos. Cada grupo participa de una gira cerca del fin de temporada, con objetivos deportivos pero también sociales: se afianza el grupo y se establecen también lazos con otros Clubes y otros chicos, que son inolvidables y que muchas veces se sostienen en el tiempo.

Para alcanzar estos objetivos, estamos en contacto cotidiano con otras personas e instituciones del rugby, de las que tomamos experiencias, prácticas y teorías, pero estamos al mismo tiempo en la construcción permanente de una idea propia de rugby y de Club: el Rugby de Ciudad.

Separador-Blanco-Azul-